Yely's BLOG

 My 200H YTT has begun, what an incredible journey so far!

What feels like the end is often the beginning...

By Yely Staley
November 7, 2015 

I invite you to read the fun memories of my first week of my yoga teacher training (YTT) in Tulum, Mexico as well as the intensive 3 months ahead until we all meet again for our   final test and graduation week in Hawaii. It's all about doing what you love!

A week after arriving from Paris, France, I was flying for the very first time to Cancun, Mexico for a week to meet my fellow yogis and start my YTT. While recovering from a strong jet lag, I was preparing my luggage and made sure to include not only my anatomy book and notebook as we were instructed, but also my travel yoga mat and indispensable and very important water bottle. As soon as I arrived, I followed exactly all the instructions that I received from the shuttle agency and sure enough as I started to walk outside the airport I saw the sign from the resort; the person driving me for two hours to this amazing Tulum place was there waiting for me. Then, it suddenly hit me. I am starting a new journey, a new phase, a new career… I will be training to become a yoga instructor! It all seemed so unreal.


First day of the yoga training
On my first day I was so overwhelmed, in a good way! I was exhausted from the trip, but all the new faces, being in a new place, beginning a new routine, having a new schedule, soaking in all the new information kept me going, although it was so much going on all at once. There were 62 future yoga teachers from around the world and 6 assistants total, who were also yoga instructors, plus the super talented Tiffany Cruikshank. At the end of the day, I remembered when I was finally in bed, telling myself “what did I just do?”

The next day started as the schedule said. I woke up at 6:00 am, so I got ready and got my early and only cup of coffee of the day and went straight to our daily Meditation-Yoga practice right at 7:00 am for two hours. We started with the classical series namaskar A and after minutes into it, we were instructed to keep teaching the class. After a series was completed the next person will pick it up and continue the teaching, until each and every one of us had their teaching turn.  If you know me, I am not a big fan of talking in public. I guess it is part of my “foreign accent” fear that I am still working on it, especially now that I will be teaching yoga. Anyways, I did my best when it was my turn and survived. I can only say that once you do face what scares you the most, then you realize it is not as bad as your mind makes you believe! I am a perfectionist so I was not very much happy about my performance because I know I can do much better, but anyway I did it, I gave the best considering the fact that I have never practiced yoga while at the same time talking, instructing what to do and keeping my own breathing. That’s some serious multi-tasking!

Magical and Special People
I knew before my trip that I was going to meet great people; but what I didn’t know was how amazing and loving all these people were going to be! Every day I did my best to meet as many people as I was able to in between our short breaks, while eating, and when we were instructed to practice with a partner in class… There were people all the way from Singapore, New Zealand, England, Norway (my sweet roommate was from Norway!) to name a few countries and also from many different cities around the U.S. By the end of the week, we all became an incredibly loving yogi family. We went through the same experiences, shared incredible magical moments during our training, and even though we were all from different nationalities, backgrounds, cultures, spoke different language, and were of different ages, races, and genders… our passion and love for the universal language of yoga brought us together, and helped us to overcome any fear and insecurity any of us could have had during our first week of training together.

Homework and more homework.
Once we all flew back home, we connected and are staying in touch via social media (one of the many benefits if you know how to use it right!) helping, guiding and supporting each other. We each got assigned to a smaller group where we have a yoga teacher assistant that checks in with us regularly, as well as a yogi partner that we check in with weekly (my amazing yogi partner is from Perth, Australia!) We have projects that we need to work on a daily basis like keeping our own home yoga practice, meditation practice, pranayama practice, review anatomy, and yoga class observation projects and practicing teaching yoga… Every week we log-in into a private forum where homework, videos and classes are posted weekly for us to follow. Although, it has been busy to say the least, when you do what you love, you enjoy doing the activity so much more because there is inspiration, creativity, and motivation, and does not feel like a duty or doing boring chores at all.

Great memories built and still many more to come 
Our last day was magical as we all were surprised by a nice more formal set up meal, with live music and wine. We danced, we laughed, we took pictures and exchanged contact information, we hugged, we cried, we laughed some more and we all wished each other safe travels back home. Now, we will be together again in Hawaii the first week of February for our final test and graduation day. I can also say that I’m very proud and so grateful to have the opportunity to be part of this (one more time!) AMAZING group of people. A big thank you to Tiffany Cruikshank and Yoga Medicine for opening their arms to me and welcoming me with such a warming heart.

Until my next entry, I send you love and light!

Namaste beautiful souls.
As always, if you have any questions, you can always contact me.
~ Yely
Escrito por: Yely Staley
7 de noviembre del 2015


 MIS 200H YTT HA EMPEZADO, Y HASTA AHORA HA SIDO UNA ¡EXPERIENCIA INCREIBLE !

                 Lo que se siente como el final, por lo general es un nuevo comienzo...

Te invito a leer las divertidas memorias de mi primera semana de mi entrenamiento para llegar a ser instructora de yoga, realizado en Tulum, México, así como también la de los próximos tres meses intensivos de entrenamiento que se aproximan, y hasta que todos nos volvamos a encontrar de nuevo en Hawai, por una semana para nuestro examen final, y acto de graduación. Se trata de hacer lo que amas.

A la semana siguiente de haber regresado de París, Francia, estuve viajando de nuevo y por primera vez hacia Cancún, México, por una semana, para conocer a mis compañeros de yoga y empezar así mi entrenamiento para ser Instructora de Yoga. Mientras me recuperaba del fuerte cambio de horario, estuve preparando mis maletas y asegurándome de incluir, no solo mi libro de anatomía y apuntes -como así se nos indicó- sino también mi yoga mat y una indispensable y muy importante botella de agua. Tan pronto llegué al aeropuerto, seguí exactamente todas las instrucciones que había recibido de la Agencia de Transporte y con seguridad empecé a caminar y apenas salí del aeropuerto, ví el anuncio del Resort y allí estaba esperándome la persona que manejaría por dos horas, llevándome a ese asombroso lugar llamado Tulum. De pronto, en ese momento asimilé lo que estaba en realidad sucediendo,  un nuevo viaje, una nueva etapa, y una nueva carrera… me estaba entrenando para convertirme en una Instructora de Yoga; todo esto me pareció irreal.

Primer día de Entrenamiento

En mi primer día, estaba muy abrumada pero en el ¡buen sentido de la palabra! Estaba cansada del viaje pero viendo caras nuevas, estando en un nuevo lugar, empezando una nueva rutina, teniendo un nuevo horario y digiriendo toda la información nueva, me mantenía alerta; ya eran muchas cosas sucediendo todo al mismo tiempo. Había 62 futuros instructores de yoga provenientes todos de diferentes partes del mundo, 6 asistentes en total, también instructores de yoga, más la súper talentosa Tiffany Cruikshank. Al final del día y cuando ya estaba acostada en mi lecho, recuerdo haber estado preguntándome a mí misma:…“¿Qué es lo que acabo de hacer?”

El día siguiente empezó todo de acuerdo al horario planificado. A las 6:00 am me desperté, me arreglé y me tomé mi taza mañanera y única de café que bebo durante el día y me fuí directo a nuestras prácticas diarias de meditación y yoga de dos horas la cual, empezó puntualmente a las 7:00 am. Empezamos con la clásica Serie del Namaskar A, y después de varios minutos practicándola, fuimos instruidos a que nosotros continuáramos enseñándola. Después de que una serie se completaba, la siguiente persona continuaba la enseñanza, y fue así hasta que todos y cada uno de nosotros tuvo su turno de enseñarla.  Si ustedes me conocen, saben que yo no soy muy amante de  hablar en público. Me supongo que es parte de mi temor de tener un “acento extranjero”, en lo cual estoy trabajando, y especialmente ahora, que estaré enseñando yoga, pero en todo caso cuando llegó mi turno, dí lo mejor de mí y sobreviví. Solo puedo decir, que una vez que enfrentas tus temores es cuando entonces te das cuenta que en realidad ¡no era tan malo como tu mente así te lo hizo creer! Tiendo a ser una persona perfeccionista, por lo que no estuve muy contenta con la manera como enseñé la serie namaskar A pero lo hice, dando lo mejor de mí, tomando en consideración el hecho de que nunca antes había practicado yoga, al mismo tiempo que hablaba, dando instrucciones de cómo hacer la práctica y mantenerte el ritmo de la respiración durante la práctica. Esto es algo realmente muy serio y requiere por tanto la habilidad de poder hacer varias cosas al mismo tiempo.

Personas Mágicas y Especiales

Antes de viajar yo sabía que iba a conocer personas agradables, pero lo que no sabía era cuan ¡increíbles y cariñosas estas personas resultaron ser! Cada día hice todo mi esfuerzo por tratar de conocer a cuanta persona nueva pudiera conocer durante esos breves recesos o cuando comíamos o cuando debíamos practicar con un compañero durante la clase… Habían personas de todas partes del mundo, desde Singapur, Nueva Zelandia, Inglaterra, Noruega (mi dulce compañera de cuarto en México era de Noruega) solo para nombrar algunos países, como también de diferentes ciudades de los Estados Unidos. Al finalizar la semana, ya todos éramos una sorprendente y cariñosa familia de yoguis. Juntos pasamos por las mismas experiencias y compartimos increíbles momentos mágicos durante nuestro entrenamiento, aun cuando todos éramos de diferentes orígenes, de nacionalidades, culturas, lenguaje, razas, sexo, religión, edad… nuestra pasión y amor por el lenguaje universal del yoga nos reunió y nos ayudó a superar cualquier temor o inseguridad que cualquiera de nosotros pudiésemos llegar a tener durante nuestra primera semana de entrenamiento y que compartimos todos juntos.

Tarea y más tareas

Una vez ya todos de regreso a casa, nos conectamos a través de los medios sociales (uno de los muchos beneficios que tienen si lo sabes usar correctamente) y por este medio nos ayudamos, nos guiamos, y nos apoyamos los unos a los otros. Cada uno de nosotros fue asignado a pequeños grupos donde tenemos a un asistente, quien también es un instructor de yoga, que nos asiste y chequea regularmente, así como también cada uno de nosotros tenemos asignado un compañero de yoga para chequearnos mutuamente y semanalmente. (Mi estupenda compañera de yoga es de ¡Perth, Australia!).Tenemos proyectos que necesitamos trabajar en ellos diariamente tales como, el mantener nuestras propias prácticas de yoga en casa, de meditación, de pranayama, de anatomía y también trabajar en un proyecto de observar clases de yoga. Cada semana debemos entrar a fórum privado en internet, donde son publicadas las tareas, los videos y las clases que debemos seguir semanalmente. Si bien es cierto que esto te mantiene bien ocupada, no es menos cierto que cuando estás haciendo lo que amas, disfrutas mucho más haciéndolo porque hay inspiración, hay creatividad y hay motivación y no se siente que lo estás haciendo ni por obligación o ni por deber, sino porque quieres.

Construyendo gratas memorias y todavía  muchas más por venir

Nuestro último día fue mágico y fuimos sorprendidos con una agradable cena más formal de lo habitual, que incluía música en vivo y vinos; bailamos, reímos, nos tomamos fotos, intercambiamos nuestros datos de contacto, nos abrazamos, lloramos y reíamos otra vez y nos deseábamos los unos a los otros un feliz regreso a casa. Ahora, nos encontraremos de nuevo en Hawai, durante la primera semana de Febrero, para  tomar nuestro examen final e ir al acto de graduación. Puedo decir, que estoy muy agradecida y orgullosa de tener una vez más la oportunidad de ser parte de este increíble grupo de personas. Siento una inmensa gratitud por Tiffany Cruikshank y Yoga Medicina por abrirme sus brazos y darme una bienvenida llena de tan cálidos corazones.

Por ahora me despido, hasta mi próximo artículo. Les envío luz y amor.

Namaste almas bellas. Si tienes alguna pregunta no dudes en contactarme
~Yely

LET’S CONNECT

I would love to connect with you so please feel free to drop a few lines to say hello!
If you have any questions with regards to my yoga classes, meditation sessions, or about a plant based lifestyle, ask them here!  
If you would like to share any ideas on how we can collaborate and work together, let me know!  

Thank you! Your submission has been received!

Oops! Something went wrong while submitting the form :(